Dios También es Ciencia

30 09 2011

Uno de los mayores privilegios que puede tener una persona, es el de ser consciente en todo momento de cuanto le rodea. Para adquirir esta conciencia, es necesario conocer la realidad de nuestro entorno y de nuestra trascendencia. No es una tarea difícil, ya que mediante la observación, con voluntad y esmero podemos llegar a relevantes conclusiones. Un buen ejemplo podría ser la observación de nuestro propio cuerpo, un ‘universo en miniatura’.

Dado que mi profesión me ha permitido conocer el funcionamiento del cuerpo humano en profundidad, me gustaría comentar algunos de sus aspectos como testimonio y homenaje a su perfección y grandeza. Creo que tenemos la responsabilidad de conocer mínimamente nuestros propios cuerpos, por utilizarlos durante nuestra vida en este plano físico.

Tras estas palabras de introducción iniciaremos un breve viaje a través del maravilloso cuerpo humano que nos servirá de ejemplo para llegar a una importante conclusión, puesto que su funcionamiento refleja toda una filosofía de vida que ayuda a entender el sentido de nuestra existencia.

Nuestro cuerpo está formado por una serie de sistemas, constituidos por millones de pequeños individuos o diminutos seres llamados células, que poseen su propia identidad y que cumplen una misión determinada. Unas, por ejemplo, transportan el oxígeno de un lugar a otro del organismo; otras, constituyen el sistema de seguridad, se encargan de poner orden en los problemas y eliminar todo aquello que nos puede dañar (este sistema actúa cuando somos infectados por algún elemento extraño como una bacteria o un virus). Otras células llamadas plaquetas, tienen la misión de actuar todas juntas haciendo de cemento o tapón, sellando velozmente las grietas o heridas producidas. Otras, las células del hígado, se encargan de seleccionar y alimentar a todas las células del organismo a partir de las sustancias que hemos ingerido una vez tratadas debidamente y absorvidas por las células del estómago y del intestino. Asimismo, las células del riñón eliminan los productos tóxicos producidos por el mismo organismo para evitar posibles daños. Otro ejemplo, podría ser las células nerviosas, encargadas de que todo funcione en el orden correcto y establecido. Y otras tantas que son imprescindibles para respirar, oír, ver, oler, sentir, etc.

En definitiva, todos estos procesos constituyen una compleja ‘sociedad’ de células, todas ellas con sus respectivas funciones. A su vez las células forman órganos y esos órganos forman sistemas y así sucesivamente en una escala ascendente, cada vez mayor.

Además de estar continuamente activas, todas permanecen en alerta para intervenir de forma inmediata en caso necesario. En el organismo no existe ningún elemento que no tenga una función útil y necesaria dentro del engranaje general.

¿No les parece increíble toda esta maravilla?. Debo confesarles que a mí me encanta, aunque me imagino que ya lo habrán notado. Además, la mayoría de estos procesos se realizan de una forma totalmente inconsciente por nuestra parte, mientras nosotros nos desenvolvemos de modo habitual.

No es mi intención cansar al lector con demasiados detalles propios de la literatura médica, sino insistir en la gran perfección e inteligencia con la que se desarrollan todas y cada una de las funciones del organismo.

Tenemos la gran responsabilidad de cuidar y mantener nuestro cuerpo lo mejor posible, todas las células que trabajan para, por y con nosotros, se han ganado a pulso un respeto que no debemos menospreciar.

Visto lo anterior y como pequeña muestra de todas las cosas creadas, todo, absolutamente  todo, está interrelacionado. Estos diminutos seres llamados células colaboran entre sí y se ayudan mutuamente. Es una gran cadena en la que uno tira del otro y así sucesivamente en una relación sin fin.

Las distintas células que forman un sistema no podrían existir sin las otras, ya que todas son imprescindibles para realizar una misión conjunta. No solamente cumplen su misión, sino que existe un ‘control de calidad’, de manera que si alguna incumple sus deberes, tarde o temprano se acaba destruyendo para no perjudicar al resto. ¿No sería un acierto tomar ejemplo de ellas? ¿Qué máquina conocen ustedes construida por el hombre que sea tan perfecta, que dure 70 u 80 años sin interrupción y que sea capaz de hacer múltiples funciones a la vez de forma autónoma? No pierdan su tiempo en pensar ni un segundo; no existe ninguna que cumpla estos requisitos. Por tanto, ¿de dónde creen que puede haber salido?, ¿de una explosión llamada Big Bang, de elementos desconocidos que ocurrió de modo casual en no se sabe qué lugar del espacio? No se engañen, eso es absolutamente imposible. No existe orden en el desorden, ni existe algo en la nada. Por otro lado, si todo hubiera surgido de una selección natural, ésta debería haber sido muy rápida y eficaz al probar infinidad de posibilidades con el fin de avanzar en todos los niveles alcanzado este grado de perfección ‘casual’. Creo que por estas y muchas otras razones la afirmación sincera de que existe Alguien superior a nosotros cae por su propio peso. Y si ese Alguien es capaz de crear, ordenar, gobernar y de mantener todo cuanto existe, es evidente que sería propio de una  inteligencia infinitamente superior a la nuestra.

No solo el organismo humano refleja esta estructura que hemos ido comentando, todo, absolutamente todo, está inteligentemente ordenado y gobernado, desde el átomo hasta el mayor de los cuerpos celestes.

El origen y la explicación a muchos de estos temas, han sido motivo de análisis por parte de los científicos durante siglos, llegando a considerar que la ciencia es el extremo opuesto a la trascendencia y a la existencia de Dios. Pero ateniéndonos a lo escrito, podemos afirmar que la ciencia también es Dios, ya que todo lo que existe, vive, late, evoluciona, crece, piensa y vibra,  lo hace porque es Dios quien da su propia esencia o energía para que esto sea posible. Esa Energía es el orden para que todo sea ordenado, es la belleza para que sea admirado, es la fuerza para que crezca, es la inteligencia para que piense, es la compañía para que comparta, es la riqueza de matices para que se desarrolle,… en una palabra; es la VIDA.

No es necesario invertir el tiempo en complicadas y difíciles teorías sobre nuestra existencia, o la existencia de Dios, o nuestra misión en la Tierra, la muerte o el sentido de la vida. Es mucho más sencillo y cercano. Fíjense y observen a su alrededor, abran sus ojos y analicen todo lo que les suceda. Observen la Naturaleza y también su propio cuerpo. Lo pueden hacer desde su casa, sentados en su sofá, desde su trabajo o donde quiera que estén. Saquen sus propias conclusiones y sigan el ejemplo de sus propias células. Se preocupan por nosotros y cumplen con su misión formando parte de nuestros cuerpos. En su Universo en miniatura constituyen sociedades colaborando estrechamente en sus diferentes actividades y siendo responsables de sus obligaciones. Nosotros igual que ellas y como pequeñas células del Universo, somos parte de una sociedad compleja y relacionada entre sí. Primero formamos parte de nuestra familia, de nuestro entorno más cercano, de nuestra región, de nuestro país, de nuestro continente, de nuestro planeta, etc. Y también igual que ellas debemos ocuparnos de cumplir con nuestra parte de la mejor manera posible, colaborando y ayudándonos mutuamente para el bien común, teniendo en cuenta que todo esto será  siempre con la incondicional ayuda  de Quien es y será el  auténtico  Creador.

Dra. Elísabet
Licenciada en medicina y cirugía

Anuncios




Participamos en la FENCYT 2011

28 09 2011

Proyecto 2011

(Descargar)





Bonifacia Rodríguez Castro

12 06 2011

Bonifacia Rodríguez Castro (Salamanca, 6 de junio de 1837 – Zamora, 8 de agosto de 1905) fue una cordonera y religiosa.1 El 27 de marzo de 2010, Benedicto XVI autorizó su canonización

Biografía

Bonifacia Rodriguez Castro era la mayor de seis hermanos. Tras los estudios primarios, aprendio el oficio de cordonera, siendo necesario que comience a trabajar a los quince años debido a la muerte de su padre.

De sus cinco hermanos solo sobrevive Agustina, quien se casa en 1865. A partir de este momento Bonifacia junto con su madre se dedica a trabajar y a una vida piadosa llegando a formar la Asociación de la Inmaculada y San José, llamada después Asociación Josefina, mediante el cual enseña a jóvenes sin recurso el oficio de cordonera.

Bonifacia se sintió llamada a la vida religiosa. Su gran devoción a María hacia que su corazón fue acariciando el proyecto de hacerse dominica en el convento salmantino de Santa María de Dueñas. Pero un acontecimiento de trascendental importancia va a cambiar el rumbo de su vida: el encuentro con el jesuita catalán Francisco J. Butiñá, que llega a Salamanca en octubre de 1870 con una gran inquietud apostólica hacia el mundo de los trabajadores manuales.

Bonifacia se pone bajo su dirección espiritual. A través de ella Francisco J. Butiñá entra en contacto con las chicas que frecuentaban su taller, la mayor parte también trabajadoras manuales. Y el Espíritu Santo le sugiere la fundación de una nueva congregación femenina, orientada a la prevención de la mujer trabajadora, valiéndose de aquellas mujeres trabajadoras.

Fundación de las Siervas de San José

Bonifacia confia a Francisco J. Butiñá su decisión de hacerse dominica, pero el le propone fundar juntamente la Congregación de Siervas de San José, a lo que Bonifacia accede con docilidad. Con otras seis chicas de la Asociación Josefina, entre ellas su madre, da inicio en Salamanca, en su propio taller, a la vida de comunidad el 10 de enero de 1874, momento muy conflictivo en la vida política del país.

A los tres meses de la fundación Francisco Butiñá es desterrado de España con sus compañeros jesuitas y en enero de 1875 el obispo Lluch i Garriga es trasladado como obispo a Barcelona. Bonifacia se ve sola al frente del Instituto a tan sólo un año de su nacimiento.

Aprovechando un viaje de Bonifacia a Gerona en 1882, efectuado para establecer la unión con otras casas de las Siervas de San José que Francisco Butiñá había fundado en Cataluña a su vuelta del destierro (mas tarde se convertirán en la Congregación Religiosa Hijas de San José), otros miembros de la Congregación promueven su destitución como superiora y orientadora de las Siervas.

Entonces Bonifacia propone al obispo de Salamanca, D. Narciso Martínez Izquierdo, que le permita fundar de una nueva comunidad en Zamora. Con el permiso de los obispos de Zamora y de Salamanca Bonifacia junto a su madre parte hacia Zamora el 25 de julio de 1883.

Durante su estancia en Zamora, la casa de Salamanca se desentiende de Bonifacia llegando a modificar la constitución original, e incluso el 1 de julio de 1901 cuando el Papa León XIII concede la aprobación pontificia a las Siervas de San José fue excluida de ella la casa de Zamora. Incluso cuando Bonifacia acude a Salamanca para limar asperezas se le niega el recibimiento.

Finalmente fallece en Zamora el 8 de agosto de 1905. Sus restos mortales se encuentran en la capilla del Colegio de las Siervas de San José, en Salamanca.

Proceso de canonización

Aunque el rechazo de Bonifacia Rodríguez por parte de las Siervas de San José durante los primeros años causo casi el olvido de su obra dentro de la Congregación, con el tiempo su memoria se recupero. El 8 de junio de 1954, a raíz de la solicitud del consejo general de las Siervas de San José, se abrió en Zamora el proceso de Canonización.

  • El 1 de julio de 2000 el Papa Juan Pablo II promulgó el decreto sobre las virtudes heroicas de Bonifacia, y el 20 de diciembre de 2002 se reconocía como milagrosa la curación de una chica ocurrida en Barcelona.3
  • El 9 de noviembre de 2003 Bonifacia Rodriguez fue beatificada por Juan Pablo II, estableciendo como su día festivo el 6 de junio.
  • El 27 de marzo de 2010, Benedicto XVI autoriza su canonización.

Wikipedia





Bullying: ¡No a la Violencia Escolar!

4 11 2010

Ser el “bacancito” no está de moda. El acoso y la violencia escolar generan traumas y problemas en los niños y adolescentes que lo sufren. Y aunque los medios de comunicación fomentan esto, también está en nosotros decirle no al bullying.

NAPA – Enlace





Primeros Auxilios

20 10 2010
Los primeros auxilios, son medidas terapéuticas urgentes que se aplican a las víctimas de accidentes o enfermedades repentinas hasta disponer de tratamiento especializado. El propósito de los primeros auxilios es aliviar el dolor y la ansiedad del herido o enfermo y evitar el agravamiento de su estado. En casos extremos son necesarios para evitar la muerte hasta que se consigue asistencia médica.Los primeros auxilios varían según las necesidades de la víctima y según los conocimientos del socorrista. Saber lo que no se debe hacer es tan importante como saber qué hacer, porque una medida terapéutica mal aplicada puede producir complicaciones graves. Por ejemplo, en una apendicitis aguda un laxante suave puede poner en peligro la vida del paciente.
NORMAS GENERALES PARA PRESTAR PRIMEROS AUXILIOS
Ante un accidente que requiere la atención de primeros auxilios, usted como auxiliador debe recordar las siguientes normas:
  • Actúe si tiene seguridad de lo que va ha hacer, si duda, es preferible no hacer nada, porque es probable que el auxilio que preste no sea adecuado y que contribuya a agravar al lesionado.
  • Conserve la tranquilidad para actuar con serenidad y rapidez, esto da confianza al lesionado y a sus acompañantes. Además contribuye a la ejecución correcta y oportuna de las técnicas y procedimientos necesarios para prestar un primer auxilio.
  • De su actitud depende la vida de los heridos; evite el pánico.
  • No se retire del lado de la víctima; si esta solo, solicite la ayuda necesaria (elementos, transporte, etc.)
  • Efectúe una revisión de la víctima, para descubrir lesiones distintas a la que motivo la atención y que no pueden ser manifestadas por esta o sus acompañantes.
DECÁLOGO PROHIBIDO
  1. No metas las manos si no sabes
  2. No toques las heridas con las manos, boca o cualquier otro material sin esterilizar. Usa gasa siempre que sea posible. Nunca soples sobre una herida.
  3. No laves heridas profundas ni heridas por fracturas expuestas, únicamente cúbrelas con apósitos estériles y transporta inmediatamente al médico.
  4. No limpies la herida hacia adentro, hazlo con movimientos hacia afuera.
  5. No toques ni muevas los coágulos de sangre.
  6. No intentes coser una herida, pues esto es asunto de un médico.
  7. No coloques algodón absorbente directo sobre heridas o quemaduras.
  8. No apliques tela adhesiva directamente sobre heridas.
  9. No desprendas con violencia las gasas que cubren las heridas.
  10. No apliques vendajes húmedos; tampoco demasiado flojos ni demasiados apretados.
¿QUE DEBO SABER PARA BRINDAR LOS PRIMEROS AUXILIOS?
QUE HACER SI TIENE QUE PROPORCIONAR LOS PRIMEROS AUXILIOS
  • Compórtese tranquilo y sereno; actuando con calma ordenaremos mucho mejor nuestras ideas y actuaremos mejor.
  • Manda a llamar a un médico o a una ambulancia; recuerda que debes llevar contigo los teléfonos de emergencia.
  • Aleje a los curiosos; además de viciar al ambiente con sus comentarios pueden inquietar más al lesionado.
  • Siempre deberá darle prioridad a las lesiones que pongan en peligro la vida.
    • Hemorragias,
    • Ausencia de pulso y/o respiración,
    • Envenenamiento y
    • Conmoción o shock
  • Examina al lesionado; revisa si tiene pulso, si respira y cómo lo hace, si el conducto respiratorio (nariz o boca) no está obstruido por secreciones, la lengua u objetos extraños; observa si sangra, si tienen movimientos convulsivos, entre otros. Si está consciente interrógalo sobre las molestias que pueda tener.
  • Coloque al paciente en posición cómoda; manténgalo abrigado, no le dé café, ni alcohol, ni le permita que fume.
  • No levante a la persona a menos que sea estrictamente necesario o si se sospecha de alguna fractura.
  • No le ponga alcohol en ninguna parte del cuerpo;
  • No darle líquidos o en todo caso darle agua caliente.
  • Prevenga el shock.
  • Controle la hemorragia si la hay.
  • Mantenga la respiración del herido.
  • Evite el pánico.
  • Inspire confianza.
  • Mucho sentido común.
  • No haga más de lo que sea necesario, hasta que llegue la ayuda profesional.
SITUACIONES EN LAS QUE INDEFECTIBLEMENTE DEBE LLAMARSE AL MÉDICO
  • Cuando la hemorragia es copiosa (ésta es una situación de emergencia).
  • Cuando la hemorragia es lenta pero dura más de 4 a 10 minutos.
  • En el caso de cuerpo extraño en la herida que no se desprende fácilmente con el lavado.
  • Si la herida es puntiforme y profunda.
  • Si la herida es ancha y larga y necesita ser suturada.
  • Si se han cortado tendones o nervios (particularmente heridas de la mano).
  • En caso de fracturas.
  • Si la herida es en la cara o partes fácilmente visibles donde se vería fea una cicatriz.
  • Si la herida es tal, que no puede limpiarse completamente.
  • Si la herida ha sido contaminada con polvo, tierra, etc.
  • Si la herida es de mordedura (animal o humana).
  • Al primer signo de infección (dolor, enrojecimiento, hinchazón – sensación de pulsación).
  • Cualquier lesión en los ojos.






Aprender a Estudiar

20 10 2010

Estamos en el ultimo bimestre o trimestre, según sea la modalidad del colegio, compartimos con ustedes un espacio muy interesante con algunas recomendaciones muy interesantes que permitirán modificar ciertas costumbres, técnicas o métodos de estudio.
Hay que sacarle provecho a las clases y las TIC… aprovechando al máximo nuestro tiempo, esperamos y deseamos que sea de su agrado el siguiente espacio.

Hasta una próxima oportunidad…





Mundo Escolar

3 08 2010

Web con bastante material educativo, un espacio donde se puede compartir experiencias…