Juntos Damos Color al Mundo

24 03 2010

¿POR QUÉ ESTE LEMA?

El lema propuesto para nuestro quehacer pedagógico y la vivencia del clima institucional  en el año 2010 es “JUNTOS DAMOS COLOR AL MUNDO”, porque queremos en este año escolar hacer  una apuesta por  la vida, por la unidad y  por  nuestro mundo;

PINTURAS DE COLORES…
Los símbolos  son un buen elemento para trabajar algunos aspectos importantes  de nuestra vida e iluminarla con los valores con los que queremos vivir una práctica transformadora. En esta ocasión, los lapiceros de colores, el mundo… nos irán acompañando a lo largo de este año escolar para ir trabajando aquellos temas más relevantes. Cada uno de los colores que forman nuestro logo tiene un destino, una finalidad, una razón de existir. La misión de estas pinturas, individual y grupalmente es dar color y luz al mundo para hacerlo más habitable, más solidario, más humano…
Cada uno de los colores tiene un valor concreto a trabajar: Unidad, paz, fe, vida, amistad, diálogo, entrega, esperanza, respeto, igualdad, justicia, fraternidad, tolerancia…

A la luz de este lema pretendemos trabajar, sobre todo lo siguiente:

La importancia de la unidad, el trabajar JUNTOS codo a codo. En esta tarea estamos todos y todas  enfrascados/as y cada uno, cada una podemos aportar nuestro granito de arena. Cuando actuamos en la vida de forma individual es fácil que los resultados sean pobres, pero cuando tenemos capacidad para trabajar en común los resultados, con seguridad, son mejores, mucho más productivos y a la vez más gratificantes.
La  necesidad de  DAR, de  darnos, en aquello que  somos  y en aquello  que  creemos, como medida necesaria sin la cual no podemos aportar nada a los y las demás.
La  grandeza  de  la  diversidad manifestada en los  diferentes  COLORES. El color, en  sí mismo, es un fenómeno que llega a nosotros como regalo. Si nos centramos en un solo color todo sería muy monótono. La vivacidad y pluralidad de los colores unidos es lo que  puede dar  sentido  a  nuestro  ser y quehacer. Los  demás necesitan tu color  y tú necesitas de los demás.
Nuestro objetivo  concreto es  el MUNDO, nuestro pequeño y gran mundo. No podemos intervenir ante realidades que nos quedan demasiado lejos, pero sí podemos intervenir en los acontecimientos más cercanos… en nuestros amigos y amigas, en el colegio, la parroquia, en nuestra comunidad pucareña y nuestro planeta.





Narraciones Recopiladas por l@s Alumn@s

24 03 2010

Empezamos a difundir con todos ustedes leyendas de Pucará y sus alrededores, todos nuestros pueblos tienen tradiciones, costumbres, mitos, leyendas; las alumnas de la promoción 2010, van redactar y compartir con ustedes algunas leyendas, que cada cierto tiempo publicaremos:

LA LEYENDA DE LAS TORRES

Cuenta la leyenda que en un lugar llamado las Torres, siempre se oía el sonido de tambores en especial para semana santa y que aparecían personas del sexo masculino con cachos, gritos y llantos de mujeres y cuando las personas se asustaban ese cerro se los llevaba, y cuando tu ibas de paseo al río y se metían para bañarse y por casualidad te tropezabas y te caías en esas aguas y veías algo, te quedabas asustado.
Se cuenta que una vez una persona que pasaba por las orillas del río escuchaba a un bebe llorar, la persona por pena al bebe que lloraba sin parar se iba acercando por donde escuchaba el llanto, pero cuando él se acercaba el llanto se oía más lejos, luego voltea y ve a una canasta y una colcha que estaba en la canasta pero no había nadie en ella, entonces esa persona siguió caminando pero de nuevo escucha un llanto pero  ya no era de un bebe si no de una señora que lloraba por su  bebe que había perdido y decía : hayyyy mis hijosss, hay mis hijoss y el curioso de pronto recuerda de aquella historia que le habían contado sobre la muñeca llorona y le dio mucho miedo, de pronto empezó hablar lisuras porque cuando las  hablas se aleja de ti, se perdió el llanto y siguió por la ruta sin miedo y de nuevo volvió a sonar el llanto y esta vez ya no pudo alejarse a tiempo, dice que vio una señorita muy bella de vestido rojo y el así como embobado se acerca a ella y le coge la  mano, sintió algo frío y retrocedió de pronto, la volvió a ver y se convirtió en una mujer horrible tenía una pata de gallina y la otra de persona, su rostro no se dejaba ver, pues si lo ves te mueres, la impresión te mata; el señor empezó a babear como si hubiese tomado veneno y ella se desapareció pero llorando y diciendo: donde están mis hijos, este señor tuvo mucha suerte porque no lo mato, como siempre decían, no la  mires sino te mata, el señor si murió mucho tiempo después… pero por causa de  una enfermedad y como estas leyendas  hay muchas para contar.

Continuara…

Por: Fiorella Marbely Plasencia Huamán





Colegios Fe y Alegría

23 03 2010

En aquellas comunidades emergentes, donde los servicios básicos están ausentes, para cubrir la carencia educativa, surge un colegio de Fe y Alegría.





San José – Vida y Obra

22 03 2010

Dios le confió a San José una misión excepcional: ser esposo de la Virgen María y padre adoptivo de Su Hijo, Jesús, constituyéndose así en el Custodio de la Sagrada Familia. San José es, por lo tanto, el santo que más cerca está de Jesús y de la Virgen.

Las fuentes de información confiable sobre la vida de San José son el evangelio según San Mateo y el evangelio según San Lucas. Existen una variedad de escritos posteriores con muchos detalles contradictorios que se le atribuyen a su vida (el “Evangelio de Santiago”, “La Historia Copta de San José”, la “Vida de la Virgen y la Muerte de San José”, etc.), pero estos libros no están dentro del canon de las Sagradas Escrituras y nunca han sido considerados verdaderos por la Iglesia.

San José era descendiente del rey David y probablemente nació en Belén, aunque vivía en Nazaret en el tiempo de la Anunciación. Su oficio era el de carpintero (Mateo 13,55, Marcos 6,3), su padre se llamó Jacob (Mateo 1,16) y parece que era el tercero de seis hermanos. La tradición nos transmite la figura del joven José como un muchacho de mucho talento y un temperamento humilde, dócil y devoto.

Las palabras de la Anunciación por parte del ángel Gabriel acerca de la venida del Hijo de Dios que se encuentran en el Evangelio según San Lucas 1,28-38, fueron dichas «a una joven virgen que estaba comprometida en matrimonio con un hombre llamado José, de la familia de David. La virgen se llamaba María.» (Lucas 1,27).

En la cultura judía de entonces, toda mujer debía pertenecer a un hombre: a su padre, a su esposo o, si fuera viuda, a un hijo, por lo que este compromiso daba ya los derechos de la vida conyugal; es decir, María ya es esposa de José, aún cuando ella no había salido todavía de la casa paterna (Mateo 1,20,24).

José fue hombre agradable a Dios: justo, bueno (Mateo 1,19). Cuando María quedó embarazada por obra del Espíritu Santo es evidente que José aún no sabía cuál sería su papel en este misterio; pero pronto quedaría aclarado cuando el Ángel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: «José, descendiente de David, no tengas miedo de llevarte a María, tu esposa, a tu casa; si bien está esperando por obra del Espíritu Santo, tú eres el que pondrás el nombre al hijo que dará a luz. Y lo llamarás Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados» (Mateo 1,20,21).

De esta manera, aunque José no era padre natural de Jesús, el Hijo de Dios, a él se le encomendó darle el nombre, lo que era propio del padre o tutor y, por lo tanto, San José se convierte en el hombre elegido por Dios para una confianza muy especial: ser el Custodio del Redentor, de María Santísima y del misterio cuyo cumplimiento habían esperado desde hacía muchas generaciones la estirpe de David y toda la “casa de Israel”.

Juan Pablo II nos dijo: “José entra en este puesto con la sencillez y humildad, en las que se manifiesta la profundidad espiritual del hombre; y él lo llena completamente con su vida. «Al despertar José de su sueño hizo como el ángel del Señor le había mandado» (Mateo 1,24). En estas pocas palabras está todo. Toda la decisión de la vida de José y la plena característica de su santidad. «Hizo». José es hombre de acción. Es hombre de trabajo. El Evangelio no ha conservado ninguna palabra suya. En cambio, ha descrito sus acciones: acciones sencillas, cotidianas, que tienen a la vez el significado límpido para la realización de la promesa divina en la historia del hombre; obras llenas de la profundidad espiritual y de la sencillez madura”.

Durante la Navidad en Belén (Lucas 2,1-18), contemplamos a San José en medio de circunstancias adversas, muy cerca de Santa María, lleno de delicadezas con Ella. Jesús va a nacer. Él ha preparado lo mejor que ha podido aquella gruta del pesebre. Pidámosle nosotros que nos ayude a preparar nuestra alma para recibir a Jesús.

Luego vemos a la Sagrada Familia en el momento de la presentación en el templo (Lucas 2,22-35). De nuevo San José dice “sí” a Dios, sin objeciones ni demoras, cuando “el Ángel del Señor se le apareció en sueños a José y le dijo: «Levántate, toma al niño y a su madre y huye a Egipto. Quédate allí hasta que yo te avise, porque Herodes buscará al niño para matarlo.» José se levantó; aquella misma noche tomó al niño y a su madre y partió hacia Egipto” (Mateo 2,13,14).

Imaginemos esa huida de noche, a través de cientos de kilómetros de desierto, hacia un país extraño, sin conocer su lengua, sus costumbres, sin contactos, sin trabajo del cual vivir… para después de un tiempo regresar, siempre en obediencia a la voluntad del Señor (Mateo 2,19-23).

Seguramente Jesús llamaba “padre” a José (Lucas 2,48), pero en el templo de Jerusalén, después que él y María encontraron a Jesús a quien habían perdido de vista, José escucha las misteriosas palabras: «¿Y por qué me buscaban? ¿No saben que yo debo estar donde mi Padre?» (Lucas 2,49)… y José, lo mismo que María, saben bien de Quién habla. No obstante, Jesús estaba sumiso tanto a José como a María (Lucas 2,51) tal como un buen hijo está sumiso a sus padres.

Pasan los años de la vida oculta de la Sagrada Familia de Nazaret. El Hijo de Dios, enviado por el Padre, está oculto para el mundo, oculto para todos los hombres, incluso para los más cercanos. Sólo María y José conocen su misterio. Viven este misterio cada día. El Hijo del Eterno Padre pasa, ante los hombres, por hijo de ellos; por «el hijo del carpintero» (Mateo 13,55). Al comenzar el tiempo de su misión pública, Jesús recordará, en la sinagoga de Nazaret, las palabras de Isaías que en aquel momento se cumplían en Él, y los vecinos y los paisanos dirán: «¿No es el hijo de José?» (Lucas 4,16-22). El Hijo de Dios, el Verbo Encarnado, durante treinta años de vida terrena permaneció oculto: se ocultó a la sombra de José. Al mismo tiempo, María y José permanecieron escondidos en Cristo, en su misterio y en su misión.

Como se puede deducir del Evangelio, San José dejó esta vida antes de que Jesús se revelara al mundo como Cristo, pues no aparece en los relatos del Evangelio de Su predicación, pasión, muerte y resurrección. Al morir Jesús, María queda sin familia cercana (viuda, sin hijos) que la pueda acoger y, para los judíos de entonces, es como una maldición para una mujer el quedarse sola. Jesús, estando en la cruz, confía María a su discípulo Juan, “Y desde aquel momento el discípulo se la llevó a su casa” (Juan 19,27). Sería absurdo, inconcebible, que una madre tuviera que ir a vivir con otro familiar teniendo esposo o hijos propios.

A propósito de San José, nuestro recordado Juan Pablo II, nos regala esta reflexión: “La Iglesia, que, como sociedad del Pueblo de Dios, se llama a sí misma también la Familia de Dios, ve igualmente el puesto singular de San José en relación con esta gran Familia, y lo reconoce como su Patrono. Esta meditación despierta en nosotros la necesidad de la oración por intercesión de aquél en quien el Padre celestial ha expresado, sobre la tierra, toda la dignidad espiritual de la paternidad. La meditación sobre su vida y las obras, tan profundamente ocultas en el misterio de Cristo y, a la vez, tan sencillas y límpidas, ayude a todos a encontrar el justo valor y la belleza de la vocación, de la que cada una de las familias humanas saca su fuerza espiritual y su santidad”.

  • El 19 de marzo la comunidad educativa celebró la Fiesta de San José con las Siervas de San José, un pequeño pero muy agradable y significativo compartir, donde poníamos de manifiesto el cariño hacía la congregación y la labor que desempeñan, La Hermana Carmen dio el agradecimiento respectivo e invitándonos a todos seguir el ejemplo de San José: hombre justo, testigo fiel, siempre en camino, atento, disponible y trabajador.

Todos juntos bajo el Lema de la Siervas de San José:

“Comprometid@s con el Mundo Trabajador Pobre”






Campaña Escolar 2010 – Fe y Alegría

16 03 2010

Fe y Alegría Busca Recaudar Fondos y Lanza Campaña Escolar 2010

Buscando recaudar los fondos que permitan continuar su labor educativa en los sectores más necesitados del Perú, Fe y Alegría inició su Campaña Escolar 2010 bajo el lema “Hacer el bien y hacerlo bien”.

Esta campaña, que se desarrollará entre los meses de marzo y abril, está orientada a conseguir el apoyo de la sociedad civil en favor de los más de 81,500 niños y jóvenes que estudian en los 77 centros educativos que la institución tiene en las zonas menos favorecidas del país.

Este año, la institución sumará un nuevo colegio a su amplia red con la creación del colegio Fe y Alegría 78 en el distrito de Pucará, en Cajamarca.

Cabe destacar que Fe y Alegría es un Movimiento de Educación Integral Popular que cumple 44 años en el Perú y que cuenta a nivel nacional con 77 centros educativos que brindan educación gratuita a más de 81,500 niños y niñas en 19 departamentos del país.

Las donaciones pueden enviarse a Jr. Cahuide 884, Jesús María o comunicándose al teléfono 4713428. Además, se puede colaborar a través del Banco de Crédito, depositando el importe de la donación en la cuenta en soles Nº 191-0222222-0-66.

Fuente: CPN RADIO





Fe y Alegría 78 – Pucará

15 03 2010

Mañana 16 de Marzo se cumple un mes de integrarnos a Fe y Alegría del Perú.

La expectativa está generada, son muchas las preguntas; saben los docentes que cuentan con todo el respaldo de las Siervas de San José, y saben también que existen muchas coincidencias entre la misión y visión del Colegio “María Inmaculada” – Pucará y lo que trabaja Fe y Alegría en todo el Perú, solamente queda sumar por la educación y los valores para el bienestar de los niños y jóvenes de este distrito y región.

Es una coincidencia que Fe y Alegría cumpla 44 años y el CEMI – Pucará también, estamos a punto de cumplir el mes de integrarnos a este Movimiento de Educación Popular Integral y Promoción Social, la comunidad educativa en general se encuentra muy Felices.
Estamos listos para participar en los nuevos proyectos y actividades, sabemos de los nuevos retos a enfrentar y este blog será un medio para la difusión de las diversas actividades de los docentes y alumnado.
Empezamos celebrando el primer mes y en  un corto tiempo festejaremos años y más años de contribuir con la educación y el bienestar de nuestro pueblo.